Lego Censum

mayo 1, 2008

No es la primera vez

Archivado en: Conflicto Tibet — mafer2 @ 9:27 pm

Por Mafer Ibañez

 

Como olvidar el 68 en México, el 2 de Octubre fue el día más rojo en el país, muchos jóvenes murieron en los incidentes en la Plaza de las Tres Culturas, Tlatelolco. Días más tarde, el 12 de Octubre se dio paso a las Olimpiadas celebradas en este país, y todo aparentemente volvía a su normalidad, ya que se dice que los juegos Olímpicos simbolizan la paz mundial.

 

Munich 72, las Olimpiadas que consiguieron a las mexicanas también tuvieron una mancha que dejo marcado al mundo entero, el asesinato de 11 atletas israelíes, y las Olimpiadas siguieron su curso.

 

Parece que nada detiene a esta justa deportiva, y hoy a tan solo cinco meses de que se lleven acabo, el país anfitrión se encuentra con problemas, políticos, sociales, culturales y demás.

 

El problema comenzó el 10 de Marzo en Lhasa con motivo del aniversario de la sublevación de 1959 contra el poder chino, ocho años después de que la China comunista se apoderara del control de Tíbet, en 1951.

 

Como vemos es un problema de muchos años, y no se por que me hace recordad ese México 68, donde mucha gente murió, donde el gobierno siempre se quiere lavar las manos, en donde los “civiles” siempre tienen la culpa y los mandatarios todo lo hacen por el bien del país, donde siempre se quiere tapar el sol con un dedo.

 

La Unión Europea ya hablo, y sus comités olímpicos reunidos emitieron que no habrá ni un tipo de boicot de parte de ellos, por otro lado se habla que el pueblo francés le pide a su flamante presidente que se haga ese boicot, y como todos conocemos ya la capacidad de Sarkozy en su reciente visita a Inglaterra dijo que ese boicot puede ser muy probable.

 

No entiendo cual es la necesidad de manchar los Juegos Olímpicos, los que se supone que sirven para unir a todo el mundo, para que por un mes la paz mundial se vea reflejada en competiciones “sanas”, pero siempre se encuentra un arroz negro.

 

Como siempre los problemas son políticos, China que bien sabemos no es el mejor país del mundo, donde la igualdad de géneros es lo principal, donde el comunismo se ve de una manera muy extraña, donde la paz no es algo que se escriba todos los días.

 

Se molestan con una zona que se dice estar libre de problemas, donde el digamos presidente fue nombrado Premio Novel de la Paz  por su constante lucha por los derechos humanos.

 

Y siento que será una lucha de nunca acabar, el Tibet pide su libertad y China quiere su represión, pero mi pregunta es ¿Por qué dañar los juegos Olímpicos?, o como todos los años ¿en los juegos olímpicos se tendrá ese mes de paz y tranquilidad?.

 

Creo que son preguntas muy difíciles de contestar, o mejor dicho se puede decir sí, aunque sabemos que por dentro las cosas seguirán igual, el problema no se calmara y hasta que la ley del mas fuerte no se deje ver y el país logre lo que quiere, esa tranquilidad no llegara.

 

Espero que no se cumpla el dicho “lo que mal comienza, mal termina”, ya que estas Olimpiadas desde que se conoció la sede no han sido las mas pacificas y las mas felices que se han tenido, así que espero que todo termine bien, que la justa se pueda llevar acabo, y lo principal que las muertes se detengan.

abril 5, 2008

58 Años en el Tibet

Archivado en: Conflicto Tibet — jjsaldivar @ 11:41 pm

por Juan José Saldívar

 

Tibet Libre, durante las ultimas dos décadas, pacifistas a lo largo de todo el mundo han hecho declaraciones alegando la libertad y el derecho separatista de la región china pero a pesar de que en las ultimas semanas el problema se ha intensificado con el Dalai Lama exiliado, los argumentos del gobierno chino y sobre todo, las diversas interpretaciones y posturas que han tomado los medios de comunicación.

 

Hablando al respecto con una compañera de trabajo, llegamos a la conclusión que en este tema, consideramos que las posturas son muy claras pero la veracidad de los hechos sueles ser confusas debido a la variedad de alegatos que hay y los bandos se siguen definiendo porque se recibe la información parcialmente.

 

El Dalai Lama busca la separación de Tibet y alega que los tibetanos son un pueblo pacifista que busca su independencia para poder dedicarse separadamente a atender sus prácticas espirituales.

 

Por otro lado, acusaciones ha habido acusaciones hacia el líder espiritual de Tibet por tener un pasado bélico, por torturar a su gente y por tener otros intereses que no están ligados a la paz.

 

El gobierno Chino, alega que los mismos tibetanos le han dado la espalda al Dalai Lama y que eso ayuda a la resolución del conflicto de Tibet, por supuesto, desde la perspectiva de China.

 

Monjes y el mismo Dalai Lama declararon que dichos alegatos del gobierno chino son falsos y que los habitantes de Tibet permanecen fuertes en sus convicciones como separatistas.

 

Dicho eso, el gobierno chino responde a los medios que el pueblo está siendo sometido y controlado por su líder religiosos y es por eso que la violencia ha florecido en el país.

 

Los medios de comunicación de concentran en ver cual de los dos bandos es el que arroja la primera piedra en los enfrentamientos, pues las protestas de los tibetanos e incluso muchos civiles chinos no han sido pacíficas.

 

A su vez, la respuesta de la policía china ha sido criticada por presentarse de manera violenta en los medios de comunicación occidentales.

 

Incluso, bloggers han realizado videos y hecho declaraciones mostrando como los medios de comunicación han manipulado la información, fotografías y videos para mostrar al gobierno chino como el villano en este conflicto.

 

Otros se han visto a la tarea de mostrar el lado oscuro de Tibet y sus habitantes, alegando que sus practicas de paz no son del todo ciertas juzgando por las acciones que han tomado en las ultimas semanas.

 

En fin, lo único que podemos hacer como espectadores a larga distancia es juzgar por nosotros mismos y llegar a nuestras propias conclusiones. ¿Poco objetivo? Probablemente, pero parece ser la única manera de tomar una postura en un contexto donde claramente, mínimo uno de los dos bandos está mintiendo, ya sea para conseguir sus objetivos o tener una simpatía mundial, puesto a que en estos días, todos los ojos del mundo están en Tibet,

 

Todo esto me recuerda un poco al conflicto de Chipas, un líder enmascarado comparado con uno exiliado y un pueblo alegando que sus derechos sean respetados ante un gobierno que se muestra como impositor.

 

Probablemente me linchen por estar comparando al Dalai lama con el sub-comandante Marcos, pero es la manera mas fácil que tengo para asimilar el conflicto ya que claramente, los medios de comunicación no están haciendo la mejor labor posible, o por lo menos están siendo manejados por mentiras y manipulación.

 

Utópicamente hablando, deberían de elegir la resolución del conflicto, separar o no separar de manera democrática, pero luego me doy cuenta que es lo mas ridículo que puedo suponer.

 

Parece no haber solución coherente, un país que no conoce la democracia y que poco a poco se estpa convirtiendo económicamente en la primer potencia mundial, engordando su ego de una manera impresionante y que cada vez considera menos factible la posibilidad de considerar ceder en el conflicto y conceder a Tibet su independencia contra una cultura que añora esto pero cuyo líder se encuentra exiliado haciendo declaraciones a medios de comunicación que solo se han visto manipulados, o manipulan por sí mismos la información que llega distorsionada al resto del mundo, cuya atención está en dicho conflicto.

 

Por supuesto que el principal actor, mediador, juez y negociador al respecto del conflicto debería de ser la ONU buscando defender ante todo los derechos humanos para garantizar que sea cual sea la inexistente resolución del problema se haga de la manera mas íntegra posible.

 

Es el ejemplo perfecto del choque de los ejes principales del mundo actual. Una lucha de poder que se centra en la economía, globalización, libertad y espiritualidad están colisionando en un debate que cada vez se torna mas violento y que de alguna manera va a definir cual de estos valores es el mas importante.

 

Tal vez me equivoco, probablemente los medios si están malinterpretando las cosas y si hay posibilidad de un diálogo, pues tanto el gobierno chino como el Dalai Lama declaran que están abiertos a éste, pero quizá ese es el yo soñador escribiendo.

 

El problema se intensifica cuando consideramos que próximamente se celebrarán las olimpiadas en Beijin, pero tomando en cuenta esto creo que mejor ahí le paro porque ahí te encargo.

abril 4, 2008

El falso heroismo político de los productores

Archivado en: Conflicto Tibet — atorres25 @ 8:33 am

Ana Lilia Torres

Desde hace casi medio siglo la política ha permeado en el mundo del arte. El conflicto o la problemática que desea defender el o la productora, ya sea desde una postura honesta o por motivos ulteriores, varía de acuerdo a factores como nacionalidad, localidad, ideología, religión, preferencias personales y alguno que otro trauma pendiente por ahí.

Cai Guo-Quiang, nació bajo el régimen comunista chino en 1957 con influencias tan distintas como el taoismo, por parte de la familia de su madre, y el patriotismo y marxismo maoísta, por parte de su padre. Buscando liberarse del arte tradicional chino, sale de su país rumbo a Japón en 1986 con el fin de continuar una carrera en producción de arte contemporáneo.

Debido a la obvia carga de histórica de represión de este hombre, el discurso político por supuesto que no está exento de su obra. Precisamente el escoger  como tema para su obra la violencia que recibían los campesinos en la China pre-comunista en la colección de piezas titulada Venice´s Rent Collection Courtyard lo hizo acreedor al León de Oro en la Bienal de Venecia en 1996.

De unos años para acá las obras de Cai han acaparado los reflectores al inspirarse en temas tan sensibles y socialmente aceptados como el ataque del 9/11 y el de Atocha en España. Mientras que el Guggenheim de Nueva York actualmente dedica casi todo su museo sus piezas, quien desde hace más de una década reside en esta ciudad ha regresado a China para un trabajo muy particular.

Bajo el título de director de efectos especiales y visuales para las ceremonias de apertura y clausura de las Olimpiadas en Beijing este año, Cai estará encargado de los fuegos pirotécnicos, material al que recurre frecuentemente en sus piezas, y también forma parte del equipo creativo que se encarga de las ceremonias.

Su comportamiento podría resultar un tanto contradictorio para algunos, ya que  éste clama estar involucrado socio-políticamente cuando se trata de sus obras y las tensiones con respecto a cómo China ha estado manejando las protestas de los tibetanos han dejado mucho qué desear.

Esto merece al menos dos preguntas: ¿Cuál es la diferencia entre la represión campesina de la China pre-comunista o el 9/11 y los actos de China sobre el Tibet?, ¿Cómo escoge Cai Guo-Quiang qué grupos sociales defender?

Los artistas que se han instalado en el mainstream del arte exitosamente generalmente protestan por temas políticos, pero aparentemete éstos deben de ser cuidadosamente seleccionados ya que no es conveniente pisarle el callo a algún país tan poderoso económicamente. ¿Será que esto es lo que pasa con Guo-Quiang?

Guo-Quiang no querrá morderle la mano a quien le da de comer, que aunque la exposición de Venice´s Rent Collection Courtyard no sea permitida en China, la historia ya la ha juzgado, en cambio a la crisis en el Tibet aún no le ha llegado la hora. Mientras dirige las ceremonias de las Olimpiadas, las tensiones van en ascenso y éste no mantiene postura alguna al respecto. ¿Qué nos dice esto de él? ¿Qué nos dice esto de su obra?

Lo intolerable no es la falta de una postura en cuanto a las acciones de China con el Tibet de un productor, o por el contrario, el compromiso político total en un productor; lo intolerable son las vacías pretensiones socio-políticas de moda de ciertos productores de arte contemporáneo que salen a flote en situaciones como esta.

abril 3, 2008

La ropa sucia se lava en la “azotea del mundo”

En el mundo hay países que sienten la necesidad de proteger a otros más pequeños. El cuarto más grande del mundo (territorialmente escribiendo) regresó para alterar la estabilidad espiritual de una parte de ese espacio: el Tíbet.

 

Desde años, China ha ejercido gran influencia, tanto en el ámbito tecnológico como en la política en aquellos países de oriente, buscando el acercamiento entre las ciudades, conectando las diferentes creencias, tratando de unificar a los asiáticos.

 

Sin embargo, estando en la cima del mundo, por su ubicación geográfica, Tíbet ha tenido cambios políticos que afectan la estabilidad de sus miembros. Esta zona, se caracteriza por su enfoque espiritual, por lo que el Dalai Lama, tiene muchos seguidores: su ideología o creencias.

 

Tal vez, la filosofía de los Lamas, no va de acuerdo con el régimen comunista que se mantiene en China. Pero hay que considerar que Tíbet forma parte de ese gran país.

 

Para poder estrechar las relaciones, hay que encontrar puntos en común que fortalezcan a los miembros, ciudadanos que nacen y pertenecen a esos lugares y que están en la búsqueda del crecimiento del país.

 

Por más que países de la Unión Europea o América, estén intentando arreglar los lazos políticos entre China y Tíbet, por los problemas o disturbios de hace unas semanas, deben aceptar que son asuntos internos, y que sólo en ese país se pueden solucionar.

 

Tales conflictos sociales, políticos o religiosos, existen desde hace muchos años, por las dinastías, gobiernos o régimen; pero últimamente salió a relucir el problema, por el acercamiento de los Juegos Olímpicos Beijing 2008.

 

Este acontecimiento, esperado por muchos y visto por millones de personas alrededor del mundo, se está nublando por este asunto que puede derivar en una ruptura de la tradición deportiva.

 

Las Olimpiadas son un evento de unión de culturas por medio del deporte y este problema, puede ser un reflejo de lo que sucede y que no lo vemos en el día a día. El mundo entero está teniendo información limitada sobre el hecho, por lo que surgen especulaciones y dudas de lo que realmente está pasando.

 

Realmente, tengo poca afición por saber de los asiáticos, al menos que saquen algo nuevo en tecnología. Pero es una parte del mundo que quieras o no, debes estar al tanto y que cualquier movimiento en falso, puede afectar no solo la estabilidad política y social de aquella zona oriental, sino que repercute en los contactos comerciales hacia el exterior de China.

 

Falta esperar, que los Lamas respeten las ideologías y viceversa. Mientras tanto, es posible observar que muchos quieren “solucionar” este problema, pero solo los involucrados, son los únicos que pueden dar un paso adelante y espero que podamos disfrutar con éxito los Juegos Olímpicos de Beijing en 2008.

De salvación a tiranía

Archivado en: Conflicto Tibet — raulrubiomoreno @ 6:28 am

Hace menos de un mes el Ejército chino amenazo con utilizar medidas más severas,  pues las cifras oficiales hablan de diez muertos mientras el Gobierno tibetano en el exilio de un centenar. China responsabiliza al Dalai Lama

Pekín lanzó un ultimátum a los manifestantes de Tíbet y les ha advertido que, en caso de que no se retirasen, el Ejército chino utilizará medidas más drásticas para frenar los disturbios. Los disparos y enfrentamientos continúan en Lhasa, capital de Tíbet, una ciudad actualmente sitiada por tanques, vehículos blindados y autobuses del Ejército chino donde se han confirmado ya diez muertes, a pesar de encontrarnos en un mundo “civilizado” podemos observar como existen actos que atentan en contra de la misma vida humana.

Pero el conflicto existe desde hace muchos años, a raíz de la celebración del 49 aniversario de la fallida revolución de Tibet contra los chinos – ocurrido en 1959 y causante de la huída al exilio del Dalai Lama – se suscitaron actos violentos contra unos 500 monjes budistas por parte del Ejército que dejó un saldo de unos cuantos tibetanos hospitalizados.

Y como era de esperarse la reacción de los afectados es la misma que en algún momento tuvieron las minorías en las grandes metrópolis, una serie de manifestaciones pacificas pasó a una protesta contra el sistema bloqueando y provocando incendios a lo largo de dos principales vías en la capital, esto como represalias por lo acontecido en el aniversario, aunque parezca sorprendente la lógica y la razón parece ser han quedado en un segundo plano para dar prioridad a la venganza practicando la ley del talión.

Desgraciadamente las protestas se han extendido otras partes del mundo registrando incidentes en  India,  Australia; en Nueva Delhi con personas que se manifiestan ante la embajada china y han intentado entrar en el edificio a la fuerza, en Sidney manifestantes han escalado la pared del consulado chino, quitando la bandera china y sustituyéndola por la del Tíbet, todas estas reacciones han causado que el Gobierno chino prohíba imágenes sobre la situación vivida esperando que se calmen un poco las aguas, se piensa que la censura puede crear un ambiente de incertidumbre que paré los atentados, confiando en que no les salga contraproducente.

Por su parte el Dalai Lama extendió un llamado a las autoridades para que dejen de lado el uso de la fuerza bruta contra monjes y manifestantes para dar paso a usar la razón y el consenso

China acusa a la máxima autoridad tibetana como el cerebro del movimiento producido, a lo cual él ha calificado como una acusaciones sin fundamentos, observamos como hechar la culpa al vecino es fácil para cualquier partido en cualquier parte del mundo, pero cuando de llegar a un acuerdo se trata, si sus intereses se ven modificados nace en ellos una incapacidad por el diálogo y una retrospectiva en la forma de lograr acuerdos sociopolíticos

Ahora si podemos observar como literalmente del otro lado del mundo, se viven las mismas problemáticas que han impactado por tanto tiempo a la mayoría de los inmigrantes latinos en la primer potencia mundial o de la supresión que se vive en Puerto Rico.

Para finalizar creo que como lo dijo el Dalai Lama, Tenzin Gyatso la 14° reencarnación del Gran Buda  “El éxito y el fracaso depende de la sabiduría y la inteligencia, que nunca pueden funcionar apropiadamente bajo la influencia de la ira”  y si buscan resolver de manera exitosa el conflicto deben dejar de lado los resentimientos existentes entre ambas naciones.

abril 2, 2008

APOYO AL DALAI LAMA

Archivado en: Conflicto Tibet — alillo @ 4:36 am

Por Alejandra Elizondo 

Después de décadas de represión, los tibetanos quieren un cambio. Los líderes de China están a punto de tomar una decisión muy importante entre seguir con la represión o ver cual podría ser el futuro del Tíbet o de China.  A China le interesa su reputación internacional y Dalai Lama necesita que los lideres del mundo lo apoyen. Dalai Lama gano un premio Nobel por su trabajo en los derechos humanos del mundo y teme que gracias a la represión haya muchas victimas.  Los problemas comenzaron el 10 de marzo, con motivo del 49º aniversario del levantamiento antichino de Lhasa, la capital de Tíbet, en 1959. La presencia de los soldados es cada vez mayor en las regiones del oeste donde viven minorías tibetanas. La prensa extranjera tiene el acceso vetado no sólo al Tíbet sino también a los vecinos, por lo que es muy difícil obtener información directa. Se dice que la violencia en las provincias vecinas tiene que ver con Lhasa y Dalai Lama y su camarilla.  El primer ministro chino dice que esta dispuesto a hablar con Dalai Lama para llegar a un acuerdo con la condición de que deje la violencia y que no permita que el Tíbet se independice. China debería de respetar a Dalai Lama y los tibetanos dejándolos independizarse y no meter presión y dejar las guerrillas de lado porque este problema puede volverse en una guerra que puede marcar la historia. Hay gente que se esta muriendo por culpa de estos problemas y no es posible que a pleno siglo XXI estén pasando este tipo de cosas. Se que dejar que el Tíbet se independice podría traer muchos altibajos y bajas económicas y de cualquier tipo, pero estamos en una época de civilización en la que las masas pueden dialogar en vez de pelear y matar. Ahora, también hay problema por lo de las Olimpiadas, no puede ser posible que hasta el presidente Bush de los estados unidos dijo que ya no iría. Pekín acuso a Dalai Lama de querer sabotear los juegos olímpicos y de que ha dejado a más de 13 muertos. Es importante que todo el mundo apoyemos a esta causa y que nos inscribamos a fundaciones para ayudar a los tibetanos y evitar que se ocasione una guerra o algo feo.

abril 1, 2008

Xīzàng y el siglo 21

Archivado en: Conflicto Tibet — eduardomont @ 10:56 pm

Eduardo Montemayor Villarreal

La antesala de los Juegos Olímpicos Beijing 2008 significó desde principios de año revitalizar la cobertura mediática internacional acerca del conflicto político-social que envuelve la vida cotidiana sobre la Región Autónoma de Tibet.

El malestar en millones de tibetanos que a día de hoy conviven por las calles con el brazo armado de China, supone pasado y actualidad. Es necesario pues, revisar los hechos que dan forma al conflicto vigente a pleno siglo 21.

El Gobierno de la comunista República Popular de China (RPC) intervino militarmente en el Tibet a principios de los años cincuenta argumentando un derecho histórico sobre territorio tibetano; aunque Xīzàng, que es el concepto mandarín para hablar del Tibet, históricamente (con periodos excepcionales) fue un pueblo independiente.

Entrado 1951, tras el derrame de sangre y la presión armada de Pekín, representantes del catorceavo Dalai Lama firmaron el Plan para la Liberación Pacífica del Tibet, documento que consolidó la soberanía china sobre la región montañosa.

El acuerdo entre comunistas y la máxima autoridad político-religiosa tibetana fue seguido por episodios de tumultos, guerrillas y protestas violentas.

En 1959 ante la decadencia del movimiento de resistencia tibetano, el Dalai Lama escapó en exilio político a India. Actualmente, Tenzin Gyatso (nombre del líder espiritual) preside el Gobierno Tibetano en el Exilio, con sede por Dharmasala, India.

Pese a que actores políticos occidentales como el presidente francés Nicolás Sarkozy llamaron al diálogo entre Beijing y el Dalai Lama durante marzo, lo cierto es que todo gobierno del mundo reconoce la soberanía de China sobre Tibet y ninguno da crédito al Dalai Lama como autoridad formal u oficial.

Es contradictorio que Sarkozy, la secretaria de Estado norteamericana Condoleezza Rice, entre otros, llamen a un diálogo (negociación) con Tenzin Gyatso para dar solución al conflicto político de Xīzàng, al tiempo que ninguno reconoce como autoridad formal su administración en el exilio.

Gyatso, que se anuncia al mundo como un simple monje budista, confesó apenas el 20 de marzo a Newsweek que difícilmente su firma podrá significar para la RPC una garantía de paz en Lhasa. El Dalai Lama está consciente que su liderazgo político-espiritual es rebasado por el malestar de las nuevas generaciones tibetanas.

Según Tenzin antes de 1950, el pueblo tibetano guardaba respeto por China y mantenía relaciones cordiales junto a comerciantes pekineses de la región.

Más de cincuenta años después, la inmensa mayoría de los tibetanos (99 por ciento, acorde a Gyatso) vive en disgusto por la presencia del brazo armado chino (policía y milicia) así como la erosión cultural producto de la inmigración masiva Han (etnia china) sobre Lhasa.

Desde 1988, la voz del Dalai Lama hacia Beijing aboga por una autonomía real del Tibet; esto es un estatus similar al de Hong Kong, que incluso funciona bajo sistemas judiciales y legislativos propios. Autonomía que además, respete la libertad de religión.

Tenzin Gyatso sostiene que la independencia de Xīzàng sería un curso contraproducente para el proceso de modernización e integración al mundo globalizado tan necesario para la comunidad tibetana inmersa aún en el dogmatismo superado por Occidente hace siglos. Según Tenzin: Xīzàng debe actualizarse al siglo 21.

La propia vida del Dalai Lama desde el exilio fue una historia de reconocimiento con el mundo tan distante a la burbuja dogmática tibetana. Para Gyatso, la burbuja solamente puede ser reventada mediante la integración pacífica con China, de manera que la república comunista retire sus fuerzas armadas y otorgue al Tibet un estado real de región especial autónoma.

Sin embargo, para el Gobierno de la RPC deben existir garantías firmes que el retiro de la policía china en Amdo, Kham y Ü-Tsang (provincias tibetanas) no tendrá una guerrilla independista como secuela inmediata. A resumidas cuentas, con base en su experiencia desde 1951, el estado de las autoridades chinas es de alerta y paranoia.

Las recientes protestas y amenazas de boicot para la organización de los juegos olímpicos alimentan la paranoia pekinés. Poco o nada sirvieron las protestas de grupos activistas occidentales durante décadas para dar cauce a la paz y diálogo Beijing-Lhasa.

Nicolás Sarkozy amagó la semana pasada con boicotear la ceremonia inaugural de la justa olímpica. Cualquier intento para impedir el curso de Beijing 2008 sería tan absurdo como haber truncado el Tour de Francia en protesta a las represiones políticas de 1961 que culminaron con más de 70 argelinos ahogados en el río Sena.

En una perspectiva amplia de la Historia, la masacre de París en los sesentas y la represión militar de China sobre el Tibet en los cincuentas son acontecimientos sumamente próximos. Ambos implicaron la violación tajante de los derechos humanos.

Así también, los abusos en la prisión iraquí de Abu Ghraib durante el 2004 le restan crédito moral a la Secretaría de Estado norteamericana para insistir en reclamos a China por las recientes represiones a manifestantes.

Los llamados al diálogo para China a través de Naciones Unidas son un concepto estéril que se ha esparcido como virus en centenares de artículos de opinión a nivel mundial. China es parte del Consejo de Seguridad de la ONU y podrá vetar cualquier discusión.

Las represiones recientes en Pekín, los casos de tortura en Abu Ghraib y el recuerdo del genocidio argelino en el París de 1961 denotan brutalmente la incapacidad de los organismos interestatales post Segunda Guerra Mundial para atacar las violaciones sangrientas a los derechos humanos, incluso cuando los protagonistas recurrentes son las naciones potencia.

China y Tibet, una historia sin final… todavía

Archivado en: Conflicto Tibet — gcruz @ 4:42 pm

Por Gerardo Cruz

Es un hecho indudable que hasta ahora parece imposible vivir en un mejor mundo en el que no hubiera absolutamente nada guerras, conflictos, etc. Sin embargo, una situación más reciente traducida  en confrontación ha surgido principalmente entre China y Tibet.

Por situaciones como éstas, las cuestiones nunca dejan de aparecer y de formularse para así poder llegar a una respuesta que nos pueda conducir al por qué de estos actos, además de preguntarnos si son necesarios, aunque se terminen perdiendo muchas vidas inocentes.

Respecto al Tibet, resulta que éste país ha tenido el infortunio de ser víctima de numerosas invasiones, por ejemplo por parte de los mogoles e incluso de la ya antes mencionada China, quien después de tantos intentos de ocupación del Tibet, culminarían con su propósito justo en 1949.

Después de la dominación del país chino, se planeó un fallido levantamiento tibetano en 1959 y en un total de 49 años después, dieron inicio los disturbios en el Tibet con manifestaciones el 10 de marzo del 2008  contra el dominio chino que ha sido dirigido por una vía comunista.

Algo que no puede evadirse en cuanto a esta disputa, es que muchas de estas clases de conflictos al principio no parecen un verdadero peligro, y es cuando  con el paso de los días se ha ido intensificado más este asunto.

¿Y de qué manera ha estado aumentando esta circunstancia tan incómoda?

 El  día 14 de marzo,  las protestas se transformaron de reclamos por la independencia en manifestaciones violentas, incendios, y saqueos; así como también ataques contra grupos étnicos que ni siquiera eran pertenecientes a la cultura tibetana 

La violencia no es lo único que ha dado de que hablar, también se han llegado a reportar muertes, al menos 80 de acuerdo al gobierno de exilio tibetano. Asimismo, se reportó que las autoridades chinas evitaron que corresponsales de prensa extranjeros accedieran y brindarán  información sobre los acontecimientos.

Aunque a decir verdad, si acaso uno de los datos que ha ocasionado más revuelo a nivel global, ha sido el de un posible boicot de los próximos juegos olímpicos que tendrán lugar en Beijing y se celebrarán del 8 al 24 de agosto.

Países como España, Portugal y Suecia han expresado su oposición ante esto y han hablado acerca de que los juegos olímpicos deben aprovecharse para que estos confrontamientos se resuelvan por medio del incitamiento al diálogo y no verse en la necesidad de boicotear. 

Se dice que hablando se entiende a la gente. Sin embargo, muchas veces parece que eso pasa desapercibido por muchas personas, muchos países y por el mundo en general.

Estoy de acuerdo que el dialogo es la mejor manera de solucionar estas problemáticas. Tal vez si desde hace mucho tiempo se hubiera aprendido que la violencia, la matanza y las amenazas de boicot o cualquier cosa que se le asemejé no son la mejor terminación, entonces quizás no hubiéramos experimentando una primera o segunda guerra mundial, no seríamos testigos de una invasión a Irak; o en nuestro caso en México, està por ejemplo una matanza innecesaria de estudiantes en Tlatelolco en 1968, entre otras.

Una historia siempre tiene un origen que poco a poco va desarrollándose en lo que sería el inicio, va tomando forma en el punto medio hasta que se llegue al clímax para definir si habrá un final placentero digno de recordar o verdaderamente triste difícil del olvidar por los estragos y las secuelas provocadas.

Se que la perfección no existe; y aún así tenemos que vivir y enterarnos en los medios de comunicación la forma drástica en la que terminan los conflictos; o para los que aún no llegan a un verdadero final como en este enfrentamiento entre China y Tibet.

Solo queda esperar ver como decidirán China y Tibet arreglar sus diferencias, porque ellos son los encargados de fijar un rumbo que deseen que exista para ponerle fin a todo esto, en vez de suspender los juegos olímpicos y desilusionar a aquellas personas con espíritu deportivo.

marzo 31, 2008

China, Tibet y las Olimpiadas

Archivado en: Conflicto Tibet — susi5 @ 11:20 pm

 “Peace cannot be kept by force. It can only be achieved by understanding”Albert Einstein

La situación en el Tibet hoy día, es compleja pero no nueva. Muchos países han pasado por situaciones similares y han logrado establecer soberanías en los mismos. Dicho es el caso de Canadá, Australia, y Serbia por nombrar algunos. La situación actual en el Tibet ha causado revuelo por la cobertura que los medios han brindado últimamente. Este conflicto de años, se presenta ahora que China será anfitrión de los juegos Olímpicos. Creo que este evento brinda una oportunidad política para el Tibet. En opinión propia, es ahora el mejor momento para que el mundo vea la represión en la que ha vivido el Tibet por mucho tiempo. El gobierno Tibetano tiene en sus manos el poder contra el gobierno Chino. Es hoy cuando el gobierno de Tibet puede lograr su objetivo de convertir el país en un gobierno soberano y autónomo.

Una de las estrategias que el gobierno Tibetano puede utilizar es el pedir a los países un boicot de los juegos olímpicos. Esto devastaría económica mente a la República China, que tanto ha invertido en el evento. Los medios de comunicación han ayudado a difundir la brutalidad que el gobierno Chino demuestra contra la gente del Tibet. Esto ayuda al gobierno presentar la necesidad y la urgencia de crear un país libre. Es importante no perder de vista que esta situación pudiera estar peor. Actualmente varios países buscan su independencia o soberanía, mas sin embargo este país siempre ha buscado maneras pacificas de lograrlo. La región Vasca en España por ejemplo, tiene años tratando de independizarse utilizando el terrorismo como medio de alcanzar el objetivo. El Tibet por lo contrario ha buscado maneras de dialogar para encontrar una solución. Ya que el dialogo no ha funcionado, un evento mundial como las olimpiadas puede ser el camino para lograr presión sobre la República China. De manera inteligente el Dalí Lama ha encontrado una manera de lograr el objetivo.

La historia ha demostrado una y otra vez que la solución de guerra por lograr la independencia dentro de una misma cultura, solo provoca el genocidio. Las razones de cada lado en este conflicto pueden ser validas pero al final nunca se puede justificar la violencia.

La postura de China en la cual argumenta que la unión brinda poder al país ante otras naciones, también demuestra fragilidad al no poder mantener paz. Por otro lado, la falta de apoyo de otros países hacia el Tibet refleja la no creencia del movimiento. Es interesante en mi opinión reconocer que de cierta manera China puede tener la razón. China, siendo una de las potencias económicas más importantes del tiempo actual, busca tener territorios seguros. Lo que es incapaz de ver es que lo puede lograr dejando que el Tibet sea parte del territorio siendo un país autónomo.

Tal y como lo hace Inglaterra con Canadá, Australia y Nueva Zelanda. Este es el mejor ejemplo que un nación puede tener territorios propios y poder sin tener que quitar libertad a sus ciudadanos. De igual manera los Tibetanos deben de comprender que la unión a un país tan grandioso como China puede ser benéfica para ellos, si las condiciones son adecuadas.

Todo esto debe de ser resuelto de manera interna pero al final de cuentas muchos países tienen intereses propios dentro de ambos territorios. Lo cual significa que a pesar de las olimpiadas el conflicto solo llegará a su fin cuando otras naciones, cuyos intereses se vean afectados intervengan para la solución.

Mi postura es probablemente como la postura de muchos; la única manera de solucionar problemas territoriales es por medio del diálogo. La violencia, el terrorismo y la muerte nunca resuelven nada. Al final creer en un mundo justo aún brindan esperanza para vivir en un mundo de paz.

El mundo temblará…

Archivado en: Conflicto Tibet — palomacaballero @ 2:32 am

En 130 días comenzarán los Juegos Olímpicos de Beijing 2008, los preparativos sin embargo, se realizan desde hace años. Las ceremonias de inauguración y clausura, que iniciaron sus ensayos en agosto del 2007, están perfectamente planeadas. Este domingo la antorcha olímpica dejó Grecia y comenzó su recorrido mundial por 19 ciudades, con Beijing como destino final, mientras se anunciaba “Tell the world, the Olympic Games are about to begin!”

Las olimpiadas, como evento internacional que celebra el deporte, tendrán la sede de su decimonovena edición el país más poblado del mundo,  que también resulta ser una importante potencia economica en crecimiento. La “amenaza” que este apabullante poderío en ascenso presenta, no sólo ha sido comentada por principales agredidos (Estados Unidos), sino que de hecho, es una amenza histórica que ya el mismo Napoleón ya advertía en su tan citada frase “Dejad que China duerma; cuando despierte, el mundo temblará”

Visto de esta manera, el panorama para los chinos debería ser favorable: una economía fuerte que va en crecimiento, y unos juegos olímpicos que traerán ingresos espectaculares al país. Sin embargo, amenaza china tiene su propia contraparte: el Tibet.

La región del Tibet, víctima de la invasión China que data del s. XVII, pretende valerse de la atención mundial que un evento como los Juegos Olímpicos implica, para manifestarse contra este país y las represiones que han sufrido durante años. Un ejemplo de esto fue la petición lanzada por Yang Chunlin, y respaldada por más de 10 mil personas, donde demandaban: “Queremos derechos humanos, no Juegos Olímpicos”; esta propuesta, bastante sensata a mi parecer, no contó con la misma recepción por parte del aparato punitivo chino, que lo condeno a 5 años de carcel por subversión.

Como es entendible, China pretende esconder, a través de la represión, estas manifestaciones que, por supuesto dañan su imagen mundial. Los tibetanos, por su parte, no desperdiciarán semejante oportunidad, ya no de ser “salvados” por la comunidad internacional, pero sí, de ser “recordados” a través de estas olimpiadas que pretendían ser motivo de celebración.

A los mexicanos, más allá de parecernos una injusticia contra los tibetanos, que ya cuentan con 99 muertitos por andar manifestándose; nos recuerda que, en efecto son preferibles los derechos humanos a los Juegos Olímpicos, que de hecho, sería aun más preferible derechos humanos y Juegos Olímpicos; pero que sin embargo se pueden realizar los Juegos Olímpicos en un lugar donde los derechos humanos no tengan la menor cabida.

En cuestiones continentales, Tlatelco, nuestro 68, tuvo lugar tan sólo unos días antes de la inauguración de las Olimpiadas en la Ciudad de México. El mundial de Argentina 78 se realizó en plena Guerra Sucia. Y en ninguno de estos casos latinoamericanos, la comunidad internacional pareció inmutarse ante las desgracias de un país que, en lo privado asesinaba a sus jóvenes, y en lo público celebraba con motivo del deporte.

Represiones masivas, asesinatos y vejaciones paracen entonces tener una histórica coincidencia con la exhaltación del deporte, que repiten su historia, una vez más, en las próximas olimpiadas chinas. Esperemos que el desenlace de este capítulo, no termine en algunas notas a nivel mundial antes, durante y unos meses después del evento; esperemos que sean una verdadera denuncia de una situación intolerable en la que la urgencia de tomar cartas en el asunto es imperante, esperemos que los Juegos Olímpicos, sean el evento político que marque un cambio en las condiciones de vida de una región olvidada por el resto del mundo y que cuando China haga temblar al mundo, no sea a causa de la violencia que hoy en día es parte de la cotidaniedad tibetana.

Página siguiente »

El tema Rubric Blog de WordPress.com.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.